1° Domingo de #AdvientoDH

Iniciamos nuestra preparación de #AdvientoDH

Tendremos 4 semanas intensivas de espera espiritual, logrando así nuestro propósito del 25 de diciembre, que el Niño Dios nazca en nuestros corazones.

El Adviento es el período de preparación para celebrar la Navidad y comienza cuatro domingos antes de esta fiesta. Además se encuentra en el comienzo del Año Litúrgico católico. Este año 2016, comienza el domingo 27 de noviembre y el último domingo de Adviento será el 18 de diciembre.

En este primer domingo el evangelio según San Mateo 24, 37-44
“En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Así como sucedió en tiempos de Noé, así también sucederá cuando venga el Hijo de hombre. Antes del diluvio, la gente comía, bebía y se cansaba, hasta el día en que Noé entró en el arca. Y cuando menos lo esperaban, sobrevino el diluvio y se llevó a todos. Lo mismo sucederá cuando venga el Hijo del hombre. Entonces, de dos hombres que están en el campo, uno será llevado y el otro será dejado; de dos mujeres que estén juntas moliendo trigo, una será tomada y la otra dejada.
Velen pues, y estén preparados, porque no saben qué día va a venir su Señor. Tengan por cierto que si un padre de familia supiera a qué hora va a venir el ladrón, estaría vigilando y no dejaría que se le metiera por un boquete en su casa. También ustedes estén preparados, porque a la hora que menos lo piensen, vendrá el Hijo del hombre».”
Palabra del Señor

Te invito a que este día iniciemos nuestra preparación frecuentando los sacramentos de la confesión y eucaristía. En el transcurso de la semana vamos a ir compartiendo valores que podemos practicar día a día.

Esto es lo que quiere hacer el Señor en Adviento: hablar al corazón de su pueblo y, a través de él, a toda la humanidad, para anunciarle la salvación. (BENEDICTO XVI, 7 de diciembre de 2008)

Los cristianos adoptaron la palabra “Adviento” para expresar su relación con Jesucristo: Jesús es el Rey, que ha entrado en esta pobre “provincia” denominada tierra para visitar a todos; invita a participar en la fiesta de su Adviento a todos los que creen en él, a todos los que creen en su presencia en la asamblea litúrgica. Con la palabra adventusse quería decir substancialmente: Dios está aquí, no se ha retirado del mundo, no nos ha dejado solos. Aunque no podamos verlo o tocarlo, como sucede con las realidades sensibles, él está aquí y viene a visitarnos de múltiples maneras. (BENEDICTO XVI, 28 de noviembre de 2009)

PD. Recuerda que la Virgen María es por excelencia nuestro ejemplo para la espera del nacimiento de Jesús, pide siempre su intercesión.