¡A eso llamo FE!

¿Sabes qué es FE?

Sí, yo también siempre recuerdo que es “creer en lo que no se ve”; eso nos lo han enseñado siempre y tienen mucha razón, sabiendo que como católicos y creyentes, esperamos aquellos que no vemos y esperamos, viene de Dios.

Hace unos cuantos domingos escuchábamos sobre cómo una mujer se “atrevió” a tocar el manto de Jesús, y así, sanar su enfermedad… Pero por si no lo recordas, acá te dejo el texto:

“…Entonces, una mujer que padecía flujo de sangre desde hacía doce años, y que había sufrido mucho con muchos médicos y había gastado todos sus bienes sin provecho alguno, antes bien, yendo a peor, habiendo oído lo que se decía de Jesús, se acercó por detrás entre la gente y tocó su manto. Pues decía: «Si logro tocar aunque sólo sea sus vestidos, me salvaré.» Inmediatamente se le secó la fuente de sangre y sintió en su cuerpo que quedaba sana del mal. Al instante, Jesús, dándose cuenta de la fuerza que había salido de él, se volvió entre la gente y decía: «¿Quién me ha tocado los vestidos?» Sus discípulos le contestaron: «Estás viendo que la gente te oprime y preguntas: “¿Quién me ha tocado?”» Pero él miraba a su alrededor para descubrir a la que lo había hecho. Entonces, la mujer, viendo lo que le había sucedido, se acercó atemorizada y temblorosa, se postró ante él y le contó toda la verdad. El le dijo: «Hija, tu fe te ha salvado; vete en paz y queda curada de tu enfermedad».”  San Marcos 5, 25-34

Analicemos un poco sobre el tema…

☑ Resulta que la mujer tenía 12 años de estar enferma (¡Toda una vida! Eso te lo explicaremos en nuestra próxima entrada al #BlogDH) y había gastado todo su dinero, cuántas veces nos ha pasado que ponemos toda nuestra confianza en los seres humanos y solo basta un encuentro con Jesús para sanar.

☑ La mujer se ha ido perdiendo poco a poco, recordemos que la sangre es vida y ella la había perdido por mucho tiempo… ¿Cuánto tiempo has perdido en todo aquello o aquellos que no te han acercado a Dios?

☑ Ella actúa a escondidas ya que el flujo de sangre la convierte en impura y no puede tocar a nadie por no contagiarlo… ¡Gracias a Dios que existe Jesús y que cambió esas leyes que nos ataban!

☑ ¡Le dio miedo! Sintió que no debía haber tocado al Señor, pero aún así fue una búsqueda más de la solución a sus problemas y… !lo logró!, quiere decir que no debemos temer al pedirle a nuestro Dios por lo que querramos, Él puede darnos eso y más.

No podemos dejar pasar esas bellas palabras: “Hija, tu fe te ha salvado; vete en paz y queda curada de tu enfermedad” ♥

¡Ánimo! Él siempre está ahí para nosotros a una oración de distancia.

 

The following two tabs change content below.
Administrador de dhcatolico.com, amante de la tecnología y motivado al servicio de Dios a través de los medios digitales. Tuve mi encuentro personal con Dios hace más de 15 años y desde entonces mi vida no ha sido la misma.

Escrito por René Marenco (Ver Todo)