¡Atrévete!

Ser católico no es cosa sencilla, tenemos esas etapas con muchas dudas y cambios en la vida, nos agobia el futuro en diferentes ocasiones, se nos cae la fe cuando no vemos resultados prontos o no se da lo que tanto le estamos pidiendo a Dios.

Por lo que decidimos decir a todos los creyentes de nuestro Dios que se atrevan a vivir estos años de su vida de la manera correcta. Te animamos a atreverse a ser una persona con Jesús en tu corazón, a que saques de tu vida todo lo que no te permite verlo a Él y que enciendas la llama del Espíritu Santo en ti.

En la juventud es cuando buscamos aventuras, es que ser joven es meterse en problemas, no saber lo que hacemos, simplemente nos dejamos guiar sin pensar tanto las cosas; en la adultez somos un poco más conscientes de los problemas, de las responsabilidades, de nuestro entorno y de cómo la vida ha cambiado desde hace unos años atrás, pero, con Dios todo es muy diferente, ya no le das tanta importancia a lo que pueden pensar de ti, sino, empiezas a buscar cómo ayudar a los demás, ya manejas mejor tu carácter, ya controlas mejor tu estado emocional, ya ves la vida más objetivamente y segura.

Te decimos a ti que lees estas líneas, atrévete a gritarle al mundo que amas a Jesús, atrévete a dejarte guiar por el Espíritu Santo y no tanto por el sistema social, atrévete a meterte en problemas por la causa de Cristo, como dijo el Papa Francisco en Río de Janeiro: “Hagan Lío”, no lo pensemos más y atrevámonos a meternos en este asunto de la fe.

Atreverse es dejar el “qué dirán”, es dejar los amigos mundanos y buscar al mejor amigo Jesús, es unirnos para una misma causa, es ser luz donde todo es oscuridad. Joven es tu tiempo de tomar un rol protagonista dentro de tu casa, comunidad, parroquia, iglesia, amigos, colegio/universidad, trabajo, etc. sé tú el que haga cambiar tu vida con la ayuda de Él y que los demás vean en ti lo que les hace falta.

Si te atreves, jamás te vas a arrepentir. ¡Yo me atrevo!, ¿Y tú?


Y como dijo Don Ramón: