El Cielo es la Meta

¡Nos encontramos de nuevo por este espacio cibernético! Y es un gusto y le damos gloria a Dios que día a día podamos llegar a más personas y que ellas puedan evangelizar y ser evangelizadas a través de nuestras publicaciones y de su ayuda.

Hace un tiempo celebramos la Pascua, es decir, la resurrección de Jesús y recordamos la forma en que derrotó lo que tanto tememos, la muerte. Para muchos es un tema que no quieren tocar o que no quieren que nos llegue a suceder, para otros es un paso inevitable y que algún día nos llegará, para otros es una forma de saber que nos encontraremos con nuestro Padre; sea cual sea la situación o tu forma de pensar, queremos recordarte que tenemos una misión única y especial, el poder llegar al Cielo.

Alguna vez te has preguntado: “¿Qué será lo primero que haga al llegar al Cielo?”. No es un respuesta rápida o algo que se debe tomar a la deriva (es más, no conocemos realmente si nuestro estado espiritual nos dejará tomar una acción diferente a buscar estar frente a Dios), pero sí es algo con lo que podemos soñar y que sobre todo, debemos buscar.

La Biblia enseña que el camino para tener vida eterna es por Cristo, el Hijo de Dios:

Juan 3, 36: “Él que cree en el Hijo tiene vida perdurable: y él que no cree el Hijo no verá vida; pero el castigo de Dios queda sobre él.”

Romanos 6, 23:Más la paga de pecado es muerte; pero el regalo de Dios es eternal vida por Jesús Cristo nuestro Señor.”

1 Juan 5, 11-12: “…Este testimonio es que Dios nos ha dado vida eterna, y que esta vida está en su Hijo. El que tiene al Hijo de Dios, tiene también esta vida; pero el que no tiene al hijo de Dios, no la tiene”.

Sea, como sea, debemos saber que nuestra motivación a hacer cumplir nuestra meta, que es llegar al Cielo, debe ser la oportunidad de encontrarnos cara a cara con nuestro Señor, y así poder adorarle sin parar.

Imagina que ya estamos frente a Él, te invito a que puedas cerrar tus ojos, que hagas una oración y de fondo puedas escuchar esta alabanza de nuestros hermanos de Totus Tuus: