¡Feliz Cumpleaños Madre!

No sabemos con exactitud en que momento fue el nacimiento de nuestra Madre María; no sabemos con veracidad cómo fue el lugar donde tuvo que nacer; no sabemos lo que existía a su alrededor; no sabemos si fue complicado o no su nacimiento; pero sí sabemos con certeza que este día hay fiesta en el cielo por la celebración del nacimiento de la mujer más importante de la historia.

Un enorme pastel debe de decorar el centro del paraíso y los ángeles, arcangeles y todos los coros elevan un canto de alegría y veneración por la que es la madre de nuestro Señor, la mujer que dijo Sí y lo dijo sin tituvear, la mujer que dejó a un lado su niñez por convertirse en la esclava de Dios y pedir que se hiciera en ella Su voluntad divina.

Globos, pitos, regalos y muchos reconocimientos deben de estar alegrando los jardines de ese bello lugar y en el centro una hermosa mujer vestida de humildad y amor, adornada de calidez y sencillez, rodeada de gratitud, con una sonrisa llena de satisfacción, con los ojos piadosos, con manos suaves y llamativas que conducen hacía su hijo, con un manto de alegria, hecho por las oraciones en las que le agradecemos y veneramos.

Los mejores regalos son el haber sabido que ella es la elegida día tras día, para siempre ser la preciosa madre de Jesús y la representante de cada uno de nosotros en los cielos, llevando nuestras oraciones y peticiones a su hijo; el mejor presente, cada uno de los misterios que rezamos y cada agradecimiento que le otorgamos.

No podríamos tener una vida plena como católicos si no amaramos a María, no podría haber fiesta y regocijo en nuestros corazones si ella no hubiese aceptado todo lo que el Padre quería para ella y para nosotros. Hoy, es un día de fiesta y amor y somos los más afortunados de tener una Madre tan especial como lo es ella.

Y tú, ¿Ya elevaste un Ave María en agradecimento a nuestra Madre en su cumpleaños?

wp-1473343438770.jpg