¡Feliz día de Reyes!

Hoy se celebra esta fiesta del Día de Reyes, y en nuestro país (El Salvador) se toma con mucho fervor y con el respeto necesario. Cuando el niño Jesús estaba por nacer, sabemos que una estrella muy brillante estaba guiando a los que querían visitarle, una estrella que daba a conocer dónde el Rey de Reyes había nacido y la humildad que acogía su alrededor. ¿Te puedes imaginar ese bello momento en el que la noche resplandecía por el nacimiento de Jesús?. El sentimiento de amor que acogía todo el entorno de ese pesebre tuvo que haber sido lo mejor del mundo y a la fecha, sigue siendo el momento que cambio la vida de toda la Tierra.

Hemos visto una pequeña oración en Aleteia que queremos compartir contigo:

Señor Jesús: que a imitación de los Magos de Oriente
vayamos también nosotros frecuentemente
a adorarte en tu Casa que es el Templo
y no vayamos jamás con las manos vacías.

Que te llevemos el oro de nuestras ofrendas,
el incienso de nuestra oración fervorosa,
y la mirra de los sacrificios que hacemos para permanecer fieles a Ti,
y que te encontremos siempre junto a tu Madre Santísima María,
a quien queremos honrar y venerar siempre
como Madre Tuya y Madre nuestra.

Amén.

No debemos olvidar que, así como los “Reyes Magos” (que en realidad en San Mateo 2, 1 nos enseña que no eran 3, ni reyes, ni magos), nosotros debemos entregarle a nuestro Señor lo mejor de nuestras vidas y pedirle a Él que nuestras cosas malas nos ayude a cambiarlas. Reconocer que aunque no tengamos oro, podemos ofrecerle oración, que aunque no poseamos mirra, podamos ayudar al prójimo, que aunque el incienso se nos acaba, nuestro amor por Él debe ser perdurable.

Y si tú fueras uno de esos “Reyes Magos” ¿Qué le llevarías a Jesús?.


No te olvides de suscribirte a nuestro #BlogDH y recibir nuestras entradas semanales

Suscríbete al blog por correo electrónico

Únete a otros 230.864 suscriptores