La probabilidad es 0… pero aquí estás…

Farid Dieck la sacó del estadio. Acaba de entrar a la oficina con los ánimos por el piso y lo primero que vi en mis recomendaciones de videos fue un título muy peculiar: “Aquí estás”. Debo admitirlo, me sentía intrigada con el título y al ver que sólo duraba 2 minutos el video me animé a verlo. Vaya motivación que me llevé.

No soy buena en matemáticas, pero pude comprender en medio de tantas probabilidades y números que somos un milagro. Sí, nuestra vida es un milagro. Y no sé si fue la música de fondo, las imágenes, el juego mental de presentar en 2 minutos y 15 segundos tantas probabilidades o si simplemente Farid dijo las palabras correctas para llegar a mi corazón y sacarme lágrimas de alegría.

Creo que ya es tiempo de que empecemos a valorar más todo lo que somos, lo que tenemos y lo que buscamos alcanzar. Somos seres humanos con talentos, metas, una historia. Y esa historia es tan valiosa que no debemos permitir que nada ni nadie nos quite las razones para vivir. Muchas veces nos olvidamos que vivir es un regalo, que estamos aquí por una misión y que tenemos tanto que dar a la sociedad y talentos para cambiar al mundo, pero preferimos quedarnos sumergidos en nuestros problemas, en dejarnos abatir por las críticas de aquellos que no quieren vernos sonreír y dejamos pasar tantos buenos momentos por el simple hecho de que no escuchamos nuestra voz interior que nos invita a hacer cosas grandes y que impacten al mundo.

¡Despierta! Estás aquí… y no es magia, es una bendición. Y por eso hoy quiero invitarte a ver este maravilloso video en el Facebook de Farid Dieck, pero también motivarte desde este escrito a que te mires al espejo y te des cuenta de una vez por todas de que vales muchísimo y que tienes esta vida para soñar y actuar en grande, para alcanzar metas, para abrazar a todos los que puedas, para cambiar vidas, para ser luz ante tantas personas que sólo conocen la oscuridad y tristeza, a ser un líder de acciones positivas y de demostrar que sí se puede ser feliz a pesar de las circunstancias y de los problemas que se puedan dar en el camino. ¡Estás aquí, disfrútalo!

Escrito gracias a María Gómez de Panamá, miembro del equipo de Dhcatólico.