¡Nacimiento de María!

¡Hoy,  8 de septiembre, la Iglesia Católica celebra con gran júbilo el nacimiento de la Virgen María! Y no es para menos, pues ella fue quién no se negó a la voluntad de Dios, fue la que dijo Sí, sin dudarlo, sin pensar en lo que los demás dirían, sin saber cómo reaccionaría su familia o San José, la que no tuvo miedo y prefirió elegir lo que su corazón dictaba.

¿Qué tanto sabemos de ella?
Quizás para muchos conocer a esta bella mujer es solo porque en algún momento le contaron que es la madre de Dios, otros la conocen porque los libros de la escuela mencionan a la que dijo sí al Espíritu Santo, otros, a lo mejor, la conocimos en su momento pero no le dimos la importancia que se merece y solo supimos que era una niña que fue la elegida para ser la mamá de nuestro Salvador.

En fin, sea como sea, lo que sabemos de ella es que es Nuestra Madre, que está ahí SIEMPRE para nosotros con su santa intercesión, que cuando necesitamos de su auxilio nos socorre, la mujer que más amor y respeto debe de tener en la humanidad. Ese respeto, no solo por ser la madre de Dios o por ser mujer, sino, por ser la encargada de habernos dado vida y de ser la “culpable” que todas las bendiciones que tenemos las recibamos de su hijo.

Demos a conocer a nuestra Madre
Personalmente, yo conocía a María y le daba mucho respeto en mi vida, pero realmente conocí a María a través del hermano de mi prometida, recuerdo perfectamente el amor y la devoción que él tenía por la Virgensita cuando lo conoci y que por la forma en que él hablaba de ella era con mucho amor, eso hizo crecer en mi un interes en mi por saber más a profundidad quién era esa bella mujer a la que él tanto veneraba.
Así fue como poco a poco fui queriando encontrar más sobre ella y sentir su amor materno día y noche, ahora, soy un devoto de ella y siento que siempre que la necesito ella está ahí lista para poder interceder por mis peticiones hacia su hijo.

¿Cómo celebrarlo?
Es muy fácil, basta con aquietarte, abrir tu corazón, elevar una oración de agradecimiento y darle a conocer el amor que cada uno de nosotros siente por Ella. ¡Ahh, sí! unete a nosotros al rezo de un Rosario por las intenciones de tu corazón e involucra a DH para que nuestra obra evangelizadora siga creciendo día a día.

Te dejamos esta bella imagen en representación de lo que ella puede hacer por nosotros. ¡Qué Dios te bendiga siempre!