Oración católica para iniciar el año

Querido Jesús:

Me has permitido llegar al final de esta lucha, las caídas y los golpes me dejaron cansado pero sigo en pie porque tú me sostenías en medio de la batalla. He llegado a este fin de año sabiendo que tú tienes el control de mi vida, de mis sonrisas y de mis alegrías.

Gracias por que este año no fuiste más el Cristo crucificado puesto en el sagrario, te convertiste en el Rey de mi corazón. La palabra “Gracias” no basta para agradecer tu misericordia para con tus hijos, porque tú siendo un Dios que lo puede todo, aún así me quisiste a mi con todos mis defectos y errores.

Gracias Jesús porque estuviste cuando nadie estaba, porque me viste cuando nadie me vio. La ciencia me dijo que era imposible, los diagnósticos mataban mi ilusión, pero ahí estabas tú el médico de médicos para sanarme. Gracias por mi salud, porque mis latidos y respiros estaban, han estado, y estarán en tus manos Señor.

Me diste 365 oportunidades este año para hablarte, obedecerte, hacer tu voluntad. Perdóname Dios porque la mayoría de estas fueron en vano, cuantas veces me llamabas… ¿y yo? Me hacía el sordo. Perdóname porque me he alejado de la oración, razón por la que mi corazón se ha ido enfriando. Perdóname por creerme superior a ti, perdona mi prepotencia, perdona mi indiferencia, perdona mi avaricia, perdona mi silencio.

En este nuevo año quiero que me ayudes a levantar esa toalla que he dejado tirada en el suelo y me recuerdes que esta lucha es de los dos. Pero primero quiero entregarte todo lo feo, lo sucio, lo bonito, mis luchas, mis triunfos, mi trabajo, los vicios, mis estudios, mi salud, mis hijos, mis amigos, mis sueños y anhelos a ti Señor Jesús. Esta es mi vida, te la entrego para que tu la administres a tu modo, ayúdame sobre todo a aceptar tu voluntad y no la mía.

Lléname de ti Jesús para que adonde sea que vaya, te refleje a ti. Ayúdame a ser luz en medio de un mundo lleno de tinieblas. Yo no se lo que va a pasar en estos meses que vienen, pero tú si lo sabes por eso hoy te pido que sea lo que sea no permitas que me aleje de ti. Te pido en este instante por todas las personas sin empleo en mi país y en el mundo entero, dales nuevas oportunidades según tu voluntad, por los enfermos en los hospitales, los niños en los orfanatos, por los que no nacieron y por aquellas personas que aún no te conocen, lleva la llama de tu amor a cada uno de sus corazones. Por las peleas y discordia que pude haber creado entre mi familia, por mis infidelidades y demás pecados que hirieron tu corazón.

Porque eres un Dios que todas las cosas las haces nuevas, un Dios que no se cansa de perdonar y sobre todo que dejó su amor en aquel madero por mí, que la hoja de un árbol no se cae si tú no lo permites, que no cambia un mes del calendario sino es tu voluntad. Por eso y muchas cosas más Gloria y Honor a ti Señor Jesús.

Que este año que inicia le falte cualquier cosa menos tú, mi Dios, amén.

The following two tabs change content below.

Aída Saravia

Escrito por Aída Saravia (Ver Todo)