¿Quién está al frente de la Cruz?

¿Quién es Mamita María para sus devotos?

Cuando nos referimos a una devoción es: amarla, respetarla y admirarla por el trabajo que Dios hizo en ella desde su concepción, Dios prometió en el paraíso una mujer que humillaría a la serpiente al dar a luz a su hijo (Génesis 3,15). No es una adoración, ¡Cómo hijos de Dios tan solo buscamos refugio en una Madre llena de amor, por eso recurrimos al rosario: recordando cada pasó hasta llegar al gozoso día de la resurrección de Jesús!

Propagad la devoción a Jesús sacramentado y María Auxiliadora y veréis lo que son los milagros (San Juan Bosco).

¿Por qué recurrir a Ella? Por el testimonio que dio durante su vida, al acompañar en cada instante a su hijo a los pies de la cruz, ¡no le falló! Impresionante… Mujer Santa aquella que cayó en medio de tanto dolor, pero aquella que gozó al decir un SÍ al plan de Dios. Cada vez que la veo en una imagen, me pregunto como joven ¿qué de malo tiene querer aprender de alguien que fue tan prudente, humilde y entregada a la voluntad de Dios? La verdad es una excelente profesora del amor.

María fue el manto que cubrió a Jesús por nueve meses en su vientre (San Bernardo).

Is 7,14: “Pues el Señor mismo les dará una señal: ¡miren!; la joven está encinta y dará a luz un hijo, a quien le pondrá el nombre de Enmanuel.” Aquella almah que significa “joven”, que fue traducida por parthenos, significa Virgen… Tanta gracia en medio de ella definitivamente no se puede resistir, tan pura: aquella que iba a cantar la grandeza del Señor. Se dio completamente, no se quedó con nada, quería siempre agradarle a Dios, por eso la bendición llego aquella familia de Nazareth.

“No te desanimes, yo nunca te abandonare, mi Inmaculado Corazón será tu refugio y el camino que te conducirá a Dios” La virgen de Fátima

¿Por qué su corazón será ese camino? En su corazón esta Jesús, así llegaremos pronto a la morada de Dios, Ella intercede, nos da el ánimo cuando desesperadamente buscamos otros refugios que nos conducen a la intranquilidad, esa Madre orgullosa de su hijo, quiere que todo el mundo lo conozca por eso nos pide de muchas maneras: vuelvan a casa que con fiesta su padre los recibirá nuevamente, como aquel hijo prodigo ¿se acuerdan?

Madre María eres aurora en este año de la misericordia, recuérdanos siempre sufrir con amor, perdonar por amor y  esperar confiadamente.

“Aquí la esclava del Señor, que me suceda como tú dices” Lc 1, 38. Urgentemente se necesitan mujeres y hombres orantes, silenciosos al obrar, humildes al responder, perseverantes en la adversidad, confiado en los tiempos de Dios, que se unan y propaguen el evangelio que se resume a llevar esperanza a quien la ha perdido; llevar reconciliación, fraternidad, caridad. ¡Qué tan complicado suena! Por eso la reina del cielo, nos orientara para reflejar cada vez el rostro de su Hijo en medio de este mundo sediento de paz.

Aumenta nuestra FE, porque jamás se oyó decir que halla su nombre implorado sin su auxilio recibir

Dejemos que sus rayos de luz cubran este mundo, que el rosario siga siendo ese antídoto para el alma, recemos… que las mejores batallas se ganan de rodillas al pie de la cruz, no tengamos miedo, nada perderemos, por lo contrario ¡ganaremos hasta SALUD ESPIRITUAL!. Quitamos estrés y dolores, “Jesús nos puede decir: quien ve mis virtudes imagínense las que puede tener mi Madre”; ¿Quieres desaprovechar otra oportunidad de aprender?

Una humilde servidora que con diferentes vestiduras nos ha dicho: hagan lo que Jesús les diga como en las bodas de Caná… Tan solo den un poco de lo que ya han recibido, poco a poco entenderán que el amor es un dar y darse continuamente: ¡Ánimo, todos tenemos una misma misión en esta vida, solo tenemos que descubrirla, comprometernos y REALIZARLA! Amén

Aunque somos indignos de tantas gracias, acudimos a tu amparo, para ser misioneros en medio de la violencia, las guerras y aquellas batallas diarias que quitan la paz.

Escrito, para la gloria de Dios, desde Colombia por Paula Gómez, Colaboradora de DHCatólico